Saltar al contenido

Masa de pizza

masa para pizza

Aunque los orígenes de la pizza se podrían remontar a la antigua Grecia, con la aparición de los panes planos, la receta de pizza tal y como la conocemos se cree que es originaria de la ciudad italiana de Nápoles, donde sus habitantes preparaban masa de pizza con muy pocos ingredientes, básicamente lo que más tenian a mano. Tradicionalmente su manera de hacer pizza consistía en una base de tomate, queso mozzarela, que se fundía muy bien y albahaca, aunque lo cierto es que a medida que se fue extendiendo a otras culturas la receta de pizza ha ido cambiando, hasta el punto, hoy en día, en que las posibilidades en cuanto a ingredientes son infinitas.

En cuanto a la masa se refiere, para hacer masas de pizza caseras se utilizaban y se siguen utilizando solo 5 ingredientes contando el agua: harina, levadura, sal y aceite de oliva.

Ingredientes:

  • 500 gramos de harina de fuerza.
  • Levadura de panadería.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Elaboración:

  1. En un bol grande echamos la harina y la levadura.
  2. Vamos echando agua poco a poco removiendo con una cuchara hasta que formar una bola consistente que deje de pegarse al bol y a las manos.
  3. Enharinamos la encimera y secamos la bola de masa, le echamos sal y la doblamos sobre sí misma varias veces.
  4. La volvemos a meter en el bol y le añadimos aceite de oliva y amasamos.
  5. La volvemos a sacar a la encimera enharinada, ya con la sal y el aceite y la amasamos durante unos diez minutos, doblándola sobre sí misma varias veces apretándola con la parte baja de la palma de las manos. Vamos añadiendo harina a la encimera cuando la bola de masa se la vaya comiendo para que no se pegue.
  6. Una vez amasada la metemos en un bol y la tapamos con film transparente o un paño de cocina húmedo, y la metemos en la nevera durante 45 minutos-una hora para que leve. Más o menos doblará su tamaño. Esto es la primera fermentación.
  7. Una vez pasado el tiempo la sacamos del frigorífico y la dividimos en bolas de masa más pequeñas aproximádamente 160-170gr, (pizza mediana) saldrán tres. Repetimos la operación con esas bolas más pequeñas que sería la segunda fermentación.
  8. Una vez haya doblado su tamaño las sacamos de la nevera y nos preparamos para extenderla.
  9. Enharinamos la encimera y nuestras manos. Es muy importante que este proceso de extendido se haga con las manos, nada de rodillos, lo que queremos es conservar el aire que se ha formado dentro de la masa (alveolos) si la extendiéramos con un rodillo sacaríamos todo ese aire. Chafamos la bola un poco y la enharinamos, con las puntas de los dedos le vamos dando forma circular poco a poco y vamos llevando el aire hacia los bordes. Con una mano sobre la mitad de la masa moviéndola en el sentido de las agujas del reloj y mientras con la otra vamos tirando con cuidado para extenderla, de vez en cuando enharinamos para que no se nos rompa, y de vez en cuando le damos la vuelta. También podemos pasárnosla de mano a mano para que su propio peso la estire. Cuando consigamos el tamaño y el grosor que queramos ya esta lista, a falta de poner los ingredientes que más nos gusten.

Buen provecho.

También te puede gustar: